No sabes si es mejor tener un blog o una tienda online, incluso la palabra html te suena a marca de ropa. Sólo tienes clara una cosa y es que no puedes seguir así. Tu vida profesional no te llena, esta frustrada desde hace años.

Y aunque te auto convenzas que trabajar para otros es lo “más estable” y políticamente correcto. A ti te agobia y te asfixia.

Te acompaño en el sentimiento, has salido EMPRENDEDOR.

Para la sociedad española si no eres hijo o hija de un multimillonario te has convertido en un apestado.

Y el gobierno es el primero que te lo va a hacer saber penalizándote con casi 300 euros todos los meses, ganes o no ganes dinero, en un país donde el salario mínimo apenas supera los 600 euros.

Sacar un negocio no es fácil, con todas las reformas educativas de varios colores políticos, nadie se preocupó de introducir algún tipo de enseñanzas que fomentara el emprendimiento.

Es fácil que si cuentas a alguien que no encajas trabajando para otros y que quieres emprender, piense que lo que eres realmente un vividor y un vago.

Pues si nuestra sociedad ha sido diseñada para apoyar el sistema borreguil. Todos haciendo lo mismo. Lo que se ha estado haciendo desde hace siglos.

 

Yo soy emprendedor y soy rebelde porque el mundo me hizo así

Si a pesar de mi devastadora introducción sigues queriendo cambiar las reglas, es que de verdad dentro de ti se encuentra un auténtico emprendedor.

Si estás trabajando lo más prudente es que no lo dejes hasta que no veas que tu proyecto funciona.

¿Y cuándo llegará ese momento? No te preocupes cuando llega se sabe. Cuando empieza a crecer, aumentan los ingresos y con ellos la faena.

Hasta que eso suceda tendrás que buscar horas para ir forjando tu proyecto.

Una de tus opciones es emprender online y trabajar gran parte del tiempo en casa. Pudiendo trabajar las horas que quieras en el horario que quieras y sin jefes.

Pero emprender online es una manzana envenenada. Todo el mundo habla de lo que gana pero no recalcan cuanto tiempo necesitaron para ello.

El mundo online no se rige por el mismo factor tiempo del mundo offline. Y las cosas necesitan de varios años antes de llegar a su nivel de maduración.

No es ni mejor ni peor que emprender en el mundo offline simplemente diferente.

Así no esperes unos ingresos constantes y notables antes de 3 años.

A ver hay casos y proyectos, pero te estoy pensando en la mayoría de ellos.

 

Cómo emprender online paso a paso

Bueno pese a todo has decidido emprender online. Perfecto bienvenido al club. Ya somos uno más.

Lo primero que debes decidir qué es lo que vas a vender. Porque un emprendedor vende. No puede vivir del aire. Esto te lo digo porque cuando sale el tema del dinero y las ventas a muchos les entran un sudor frio y el pánico.

Así que: ¿Qué quieres vender y a quién?

¿Vas a vender cursos, infoproductos, servicios de consultoría o quieres vender producto físico y montarte una tienda online?

¿Cómo es ese cliente que quieres atraer?(edad, gustos, situación familiar,…)

Aquí no hay respuestas correctas e incorrectas sólo te pongo una condición que seas muy específico. Nada de cosas generales. Céntrate en algo muy concreto.

Eso es lo que en internet funciona. Ser experto de algo concreto.

Una vez decidido has poner tu empeño en atraer a ese cliente. Irás a buscarlo en las redes, webs y foros en los que esté.

Cuando navegues por Twitter lo reconocerás con tan solo leer las primeras líneas de su descripción de su perfil.

Tus textos, el diseño de tu web, los colores que uses todo debe estar enfocado a arrastrarlo hacia ti.

Y por último deberás venderle algo, y hacer que repita compra y que gaste más en ti.

 

Blog o tienda online ¿qué es mejor?

Está más que comprobado que si vas a vender productos digitales como cursos, infoproductos, consultoría u otros servicios, es blog es una arma que funciona muy bien para atraer a tus posibles clientes.

Si vendes productos físicos es obligatorio tener una tienda online. Aunque vas a necesitar de un blog para atraer más público.

En cuanto que es mejor el producto físico o el digital, pues depende.

El producto físico suele tener márgenes bajos, ya que la mayoría de lo que facturas se va en pagar lo que te ha costado adquirirlo al proveedor, impuestos y gastos que genera su venta.

Es más cómodo porque no tienes que desarrollar el producto. Pero no te vas a diferenciar del resto, porque tú mismo producto se vende en otras tiendas.

El producto digital no requiere de inversión de dinero, pero sí de tiempo. Por este motivo el margen de beneficio es mucho mayor, no dependes de proveedores.

Y tienes un producto único que has creado tú y no tienes que competir con otra tienda por lo mismo en precio, servicios o lo que sea.

Antes de meternos más a fondo lo mejor es que reflexiones sobre qué quieres hacer y cómo. Definas objetivos y tiempos.

Una vez lo tengas, decide cual va a ser tu principal arma de venta: el blog o una tienda online

Si vas a por todas y quieres recibir consejos exclusivos para definir y mejorar tu negocio online, suscríbete a mi newsletter y llévate de paso un regalito que te he preparado